Australia.- Apicultores financian programas de vigilancia apícola

Publicado el | Descargar en PDF | Comenta la noticia

El Consejo de la Industria Apícola Australiana (AHBIC, por sus siglas en inglés) está llamando a los apicultores a comprometerse para mantener la bioseguridad.

El programa de bioseguridad podría traer un costo para los apicultores, pero desde el consejo señalan que el financiamiento es estrictamente necesario.

Ian Zadow, presidente del AHBIC señaló que la propuesta aumenta la exacción de la miel para recaudar más dinero para la bioseguridad, por lo que es crítico para los apicultores apoyar esta moción para ayudar al Programa Nacional de Vigilancia de Plagas Apícolas (NBPSP por su sigla en inglés), un sistema temprano de alertas diseñado para mantener al país libre de abejas exóticas y plagas.

El Ministro de Agricultura australiano, Barnaby Joyce, agregó que la industria apícola del país es la única libre del ácaro de la Varroa en el mundo y que hay que mantener dicha condición. La asignación de fondos a los riesgos emergentes era necesaria para el sector de la miel y los cultivos.

Australia produce anualmente cerca de 90 millones de dólares de miel y cera, el 65% de la agricultura depende de la polinización de las abejas. El valor de la polinización se estima entre 4 a 6 millones de dólares por año.

Además, exporta reinas y paquetes de abejas por lo que este sistema de vigilancia ayudará a respaldar el estado de libre de plagas en las negociaciones de las exportaciones.

En los años recientes, el NBPSP ha realizado avances significativos, aumentando el número de las colmenas centinelas (colmenas de vigilancia temprana) a más de 120 en los lugares de mayor riesgo.

Ahora cuentan con la tecnología de vigilancia remota 24/7 en las colmenas centinelas, usada por apicultores aficionados en ambientes urbanos y los equipos de gobierno y federales en bioseguridad, a identificar y llevar a cabo una respuesta territorial a nivel estatal.

“El programa es un excelente ejemplo de colaboración entre los apicultores, agricultores y el estado, desafortunadamente el programa es costoso y necesitamos del apoyo de los apicultores para continuar con su financiamiento. Sin ello, todo el programa estará en riesgo”, agrega Zadow.

El programa es financiado conjuntamente por la AHBIC, Horticulture Australia LTD (HAL), la Corporación de desarrollo e investigación de la industria rural (RIRDC, por sus siglas en inglés) y el Gobierno Federal, a través del Ministerio de Agricultura. Los agricultores que producen más de 600 kg de miel por año pagan el impuesto que financian actualmente la investigación, las actividades de bioseguridad y pruebas.

Fuente: Agrimundo