Consorcio Apícola

EE.UU.- Lo que está matando a las abejas

  • Download PDF

El hecho de que las abejas estén muriendo no es algo nuevo. Y que los apicultores acepten que el 30% o más de sus colmenas desaparezcan cada primavera tampoco. Pero cuando más de la mitad de todas las colmenas mueren en este país casi de una vez – eso es nuevo. Y eso es lo que sucedió esta primavera.

Los científicos le han dado a este desastre el pegajoso e inclusivo nombre de Desorden de Colapso de las Colmenas. Describe los síntomas, pero no la causa.

Los síntomas son claros. Cuando se examina a una colonia al inicio de la primavera, ésta tiene abundantes abejas adultas, una reina aceptable y un número saludable de abejas juveniles listas para salir y convertirse en adultas. Una semana después – las abejas adultas desaparecen. Parece como si se hubiesen evaporado, dejando a las abejas jóvenes para emerger en un mundo moribundo.

Hasta ahora, la desaparición de las abejas ha sido atribuida a un conjunto de causas, sin haber un culpable definitivo.

Trabajando en conjunto,  mal alimentadas y poco saludables; las abejas son susceptibles al daño físico de los parásitos como Varroa que para colmo dejan en cada abeja que pican, virus que suprimen su sistema inmunológico. A esto hay que añadir las enfermedades bacterianas que destruyen los intestinos de la abeja desde el interior y de esta forma podemos ver que el final está cerca.

Los apicultores tienen costosas formas para controlar los parásitos, virus y enfermedades intestinales. Cuando se aplican de manera apropiada, pueden frenar estos problemas a un nivel aceptable – solo si las abejas están saludables.

En el caso de los seres humanos, si dormimos poco, tenemos una dieta deficiente y estamos bajo mucha presión, nuestros niveles de estrés se elevan y sucumbimos ante diversas dolencias, que, si nuestro sistema inmune estuviera sano, podríamos manejar. Entonces nos enfermamos.

Lo mismo sucede con las abejas. Su mundo está invadido por el estrés.

Al ser transportadas en camiones, su habilidad de producir comida para las abejas jóvenes se reduce. El daño provocado por la Varroa y los virus acorta sus vidas de manera abismante. Si a esto añadimos la enfermedad de intestinos, las frágiles vidas de las abejas se acortan aún más. Y no olvidemos los compuestos que utilizan los apicultores para el control de Varroa. Nuestras abejas están rodeadas por todos lados.

Pero, a mi entender, es el estrés, sobre el cual las abejas ni el apicultor tienen control, el cual constituye un problema grave.

Para prosperar, cualquier organismo necesita estar 100% fuerte y esto comienza con una dieta sana. Los apicultores tienen un dicho: suficiente comida en el lugar apropiado y en tiempo correcto y las abejas estarán sanas y fuertes. Básicamente, el sistema de alimentación para las abejas en este país está destruido y necesita reparación.

Los estados de la llanura, el medio oeste y de las montañas – todos fueron una vez un paraíso gastronómico para las abejas. Millones de acres de Tierras de Reserva de Conservación florecían, otorgándole a miles de colonias de abejas una saludable mezcla de flores.

Hoy en día, la mayoría de esta reserva, ha sido reemplazada por 100 millones de acres de producción de maíz, que a su vez produce etanol. Este desierto estéril no tiene nada que ofrecer, excepto quizás un poco de las miles de toneladas de pesticida agrícola aplicadas al maíz al momento de ser plantado el cual llega al polen recolectado por las abejas que es almacenado y consumido por ellas. Esto no es suficiente para matar a las abejas pero añade otro factor de estrés. Y algunos sospechan que es el punto álgido del estrés.

Florida fue un suburbio de ese paraíso, antes de que los árboles fueran rociados día y noche, transformando condados enteros en una zona de “no pasar” para las abejas.

Sin una buena alimentación, no hay futuro para la industria apícola en este país. Los agricultores, el estado y los gobiernos federales deben proveer tierras seguras para las abejas. Todo esto ha sido dicho una y otra vez por los partidarios de la polinización durante años.

Sin suficiente comida saludable, la apicultura está destinada a convertirse en una empresa fallida. El estrés gana. La Varroa gana. Todos perdemos.

Fuente: CNN

Claves:

2 Comentarios

  1. Que saben Uds. de los neonicotinoides, están prohibidos en Chile?

  2. Existe un camino para recuperar la salud de las abejas; sin tratamientos de ninguna índole.
    En Chile ya habemos algunos que tenemos abejas resistentes y somos pocos en Sudamérica.
    Además hay experiecia que estas abejas son capaces de polinizar especies que las convencionales no lo hacen.
    Saludos.
    Florencio.

Ingrese a continuación su comentario