Reino Unido.- Propiedades de la miel no adulterada

Publicado el | Descargar en PDF | Comenta la noticia

A menudo la miel es considerada como un alimento y edulcorante natural y saludable, pero en la actualidad, la miel comprada en los supermercados posee alteraciones en sus propiedades nutricionales y medicinales, debido a procesos de filtración y pasteurización, que consisten en calentar y filtrar la miel, para asegurarse de que seguirá siendo lí­quida a cualquier temperatura. Esto la despoja de muchos de los quí­micos y compuestos únicos que la hacen un alimento nutritivo y saludable. Por este motivo, para aprovechar los verdaderos beneficios de la miel, ésta tiene que ser natural.
No hay ninguna ley que requiera que un apicultor o una fábrica especifiquen si la miel es natural, incluso la denominación de “orgánico”, en una etiqueta, no garantiza que una miel sea natural.
El color de la miel varí­a de acuerdo a la flora de la cual las abejas obtienen el néctar, polen y resinas. Cuanto más oscuro sea el color, mayor es el nivel de antioxidantes.
La miel pura es particularmente alta en polifenoles, un antioxidante que se ha relacionado con un menor riesgo de cáncer, disminución del colesterol sanguí­neo y la lucha contra las enfermedades del corazón.
Las abejas añaden la enzima glucosa-oxidasa a la miel. Cuando entra en contacto con la humedad, libera los bajos niveles de peróxido de hidrógeno antiséptico, que puede matar las bacterias, pero no daña los tejidos cutáneos.
En la Universidad de Waikato en Nueva Zelanda encontraron que cuando la miel sin filtrar se aplicó sobre heridas infectadas con MRSA (Staphylococcus aureus resistente a meticilina), éstas se convirtieron en estériles y sanaron tan rápidamente que los pacientes podí­an salir del hospital en un par de semanas.
Mientras que la miel de Manuka, una variedad producida sólo con el néctar del arbusto Manuka en Nueva Zelanda obtiene la mayorí­a de la prensa por sus propiedades antibacterianas, una miel pura de buena calidad del Reino Unido también será un potente antibacteriano pudiendo eliminar E. coli y MRSA.
La miel sin procesar ayuda a la digestión, ya que es prebiótica (estimulan el crecimiento de bacterias saludables en el intestino) y contiene probióticos (bacterias “buenas” que ayudan a mantener un sistema digestivo saludable). Un estudio realizado en la Universidad de Lund en Suecia encontró que la miel pura contiene lactobacilos y bifidobacterias, que previenen trastornos estomacales. Consumir miel pura diariamente también ha demostrado ser eficaz en el tratamiento y la prevención de úlceras gástricas, ya que combate a la bacteria Helicobacter pylori, la cual desencadena úlceras.

Palabras Claves

Compartir

Noticias Similares